lunes, 23 de enero de 2017

EXO y ENDO HIDRÓGENOS

Podemos definir a los hidrógenos como el resultado final de una alquimia energética, donde ciertos componentes son refinados hasta conseguir un “combustible” adecuado para un determinado uso, sea mental, etérico, emocional, intelectual, espiritual o físico. George Gurdjieff hablaba de energías, Pier Ouspenski desarrolló más profundamente el tema de los hidrógenos y su creación por parte de la alquimia de los carbonos, oxígenos y nitrógenos, pero estaba acotado sólo a los 12 hidrógenos principales que Gurdjieff definía por densidad, siendo estos el H6, H12, H24, H48, H96, H192, H384, H768, H1.536, H3.072, H6.144 y H12.288, donde a mayor base, mayor densidad y menor calidad. Como dije alguna vez, tengo grandes acuerdos y desacuerdos con Gurdjieff y Ouspenski, pues estos toman como referencia un sistema acotado y no expandido, desestimando el H3 (el ladrillo), reduciendo de esta manera la base de los hidrógenos a 12 tipos, y dejando fuera el resto. Esto si bien es beneficioso, pues se debe acotar a un sistema para comprender el funcionamiento del mismo, también es contraproducente al limitar la expansión de la esfera a la interpretación sólo desde dentro de la caja. 

Los hidrógenos no son alimentos, son el producto energético de ellos. La producción de hidrógenos depende de cómo esa triada de alimentos, carbono, oxígeno y nitrógeno son procesados por el sistema, sea el que sea. Si bien el consumo de los mismos lo acotamos a las UdC, estos también son consumidos por sistemas mayores o menores. Tomemos como ejemplo el reino vegetal. Un árbol consume carbonos y oxígenos que toman del aire, y también del oxígeno del agua del suelo junto con otros nutrientes y sales. Los nitrógenos los toman del entorno con sus impresiones, produciendo hidrógenos como resultado final del proceso que le dan la energía que necesitan para existir. La ciencia ya ha comprobado la influencia que tienen las impresiones en las plantas y como estas influyen en su crecimiento, calidad y producción de granos y frutos. Los vegetales tienen un grado jerárquico cinco (G5) y el hidrógeno utilizado como energía es de quinto nivel. Los niveles de hidrógenos están definidos por el proceso alquímico utilizado, pero eso es tema para otro momento. De la misma manera nosotros como humanos somos de grado jerárquico G4, y utilizamos hidrógenos de nivel cuatro. 

El proceso de elaboración de los hidrógenos es complejo, un sistema genera hidrógenos para funcionar llamados endohidrógenos, y también genera sobrantes de la destilación que los expulsa como exohidrógenos, estos hidrógenos son utilizados por otros sistemas para cubrir los faltantes o estabilizar ecuaciones de hidrógenos de reacción (Hr). Por ejemplo, los árboles producen hidrógenos de quinto nivel para su propio consumo (endohidrógenos), y el desecho o sobrante de la destilación (exohidrógenos) son del cuarto y tercer nivel, siendo los primeros apropiados para nosotros que somos de grado jerárquico G4 y los segundos por los animales que son de grado jerárquico G3. Igualmente pasa con las demás líneas evolutivas y sus diferentes grados jerárquicos cuyos desechos de producción son utilizados por otros sistemas. Así la tierra comienza a producir mediante su biosfera los hidrógenos adecuados para mantener un nivel estándar de producción del hidrógeno promedio de consumo (Hpc) o hidrógeno standard (Hs). 

Hasta ahora el (Hpc) de Gea era de H48. Este irá cambiando hasta ser un H24 a medida que el sistema se estabilice. Mientras eso sucede, Rawak se ocupará de cubrir el faltante para que el sistema pueda funcionar. Como la base indica densidad (Relación entre la masa y el volumen) de hidrógeno por unidad, tenemos que los de base más alta son de mayor masa que los de base más baja, siendo un combustible más pesado, pero con un rendimiento menor que uno de menor masa. Es como que un H24 fuera un gas como el metano y un H12.288 un trozo de carbón de piedra. Los dos sirven para calentar una caldera, pero el primero es más eficiente y con menos contaminantes que el segundo. Con el primero unos pocos metros cúbicos son suficientes, con el otro se necesitan toneladas para calentar el mismo volumen de agua. Así como no se puede hacer funcionar un avión con carbón o un motor eléctrico con metano, de la misma manera cada sistema requiere de un tipo específico de hidrógenos para generar la energía necesaria para que este sistema funcione adecuadamente.

Hasta aquí llegamos hoy. Analicen, estudien y procesen esta información, pues así tendrán una mejor idea de cómo funcionan las cosas y podremos seguir adelante con los hidrógenos y su función.   



Sektorl

0 comentarios :

Publicar un comentario

Muchas Gracias por su aporte

Colaborar con DDLA
https://www.paypal.me/DDLA.