miércoles, 17 de mayo de 2017

La otra historia 5×06 – Traición y lealtad

Traición y lealtad

“Nos reímos del honor, luego nos sorprendemos de encontrar traidores entre nosotros”. Clive Staples Lewis (Medievalista, apologista cristiano, crítico literario y ensayista británico).

Bienvenidos al programa 6 de la quinta temporada en DDLA TV.

Hoy abordaremos una nueva dualidad de lo mas interesante como es la Traición vs Lealtad. Traición según la R.A.E se define como; “Falta que se comete quebrantando la fidelidad o lealtad que se debe guardar o tener.” Del mismo modo, la R.A.E define Lealtad como “Cumplimiento de lo que exigen las leyes de la fidelidad y las del honor y hombría de bien; Legalidad, verdad, realidad.”

La traición podemos observarla desde dos puntos de vista; hacia el prójimo faltando o decepcionando su relación de confianza y también, de uno mismo hacia sí mismo. Los motivos que mueven la traición parten en muchas ocasiones desde la premeditación pues se planea de antemano con el propósito de ganar la confianza del confidente para finalmente, faltar a la lealtad haciendo un uso no indebido de lo confiado.

Este tipo de traición parte de la maldad en el EM mental, se gesta en el EM etérico la estrategia prevista y termina en lo físico como un el acto de traición. Otro tipo habitual de traición parte del estado inconsciencia y es frecuente observarlo en situaciones donde confiamos un secreto a la persona más allegada bien sea por desahogar un tormento o contar una confidencia para impactar, pensado que lo dicho será guardado por un tercero y al final todo el mundo se entera sabiendo.

La traición forma parte de la naturaleza humana y es una energía movida para satisfacer una necesidad egoica que puede ser tan meticulosa como conseguir cubrir un deseo complejo o tan simple como ser el centro de atención por lo que se va a contar. Como energía, su impacto puede desencadenar fuertes tormentas con el sufrimiento como telón de fondo de quien se siente traicionado e incluso del arrepentimiento por el dolor causado.

En cuanto al otro tipo de traición, la traición hacia uno mismo es mas compleja de lidiar pues tenemos ese Pepito Grillo sujeto al centro emocional del que no escapamos y tendemos a buscar desde el centro intelectual, razones que nos den calma y tranquilidad en situaciones donde reaccionamos desde la desidia, la desgana o el incumplimiento por previsto hacer. La alquimia en este caso busca el efecto de hacerse trampas en el solitario.

Veamos ahora con la Lealtad. Ser leal va ligado a valor, legalidad, respeto y cuando se refiere a uno mismo, nos encontramos en el camino de la coherencia pues la acción es contraria a la reacción propia de la traición. Trabajar la lealtad al prójimo es un ejercicio que mide el respeto a los valores internos de cada uno y por lo tanto, la lealtad hacia el prójimo tiene un coste si se entrega en el inconsciente colectivo donde el honor no es más que papel mojado ante los deseos e intereses particulares, que predominan en el común de los mortales.

Quiero aclarar y desde mi punto de vista particular, que cuando accionamos hacia el inconsciente colectivo desde la lealtad y a sabiendas que el honor y la palabra no tiene mas valor que el sonido de un dicho, uno debe trabajar la lealtad hacia si mismo en lo que hace con objeto de quedar satisfecho del trabajo realizado, sabiendo que se cumplió con lo previsto pese a que el resto no lo valore o de importancia. Miren, no se puede entregar ni reglar el valor de la lealtad a quienes practican la traición para lograr sus objetivos, del mismo modo que no se puede accionar con la entrega de A.M.O.R a los demonios que viven del miedo.

Esta controversia, es precisamente la que conlleva nuestro desgaste energético pues la traición y el miedo de quienes lo practican se nutren de la maldad del acto, transformado la energía de nuestra alquimia en energía sabrosa a costa del sufrimiento. Complicado trabajo el que debemos practicar en nuestro día a día si queremos trabajar desde la coherencia el apartado de la lealtad.

Como regla, evaluemos como se debe entregar la lealtad, si es hacia el representante de la inconsciencia o bien obrando hacia nosotros mismos en una determinada acción.

Ahora vamos a los 12 escalones de Heracles:

12 pasos

Hoy toca el trabajo 6.- Aves del Estínfalo

En la mitología griega, las aves del Estínfalo eran unas aves que tenían picos, alas y garras de bronce y cuyos excrementos venenosos arruinaban los cultivos y también eran carnívoras. Poblaban la región y el bosque alrededor del lago Estínfalo.

Euristeo comandó entonces a Heracles que acabase con la amenaza de dichas aves, como parte de los doce trabajos de Heracles, ya que en ocasiones atacaban al ganado o a la población.

Heracles se dirigió al Estínfalo, y ahí se encontró desolado pues la misión era especialmente difícil de completar: las aves eran demasiadas para sus flechas y su legendaria fuerza no le servía de nada.

Entonces apareció Atenea y le socorrió dándole un cascabel (o una campana) de bronce y le mandó a que lo tocara desde una colina elevada, al hacerlo las aves asustadas emprendieron vuelo y nunca más se las volvió a ver en el bosque y el lago.

Muchas de ellas fueron derribadas por las flechas de Heracles y las que consiguieron escapar huyeron hacia la isla de Ares, en el Mar Negro, donde fueron encontradas años después por los Argonautas.

Cuando Heracles volvió con Euristeo, éste se hallaba en su refugio debido a que varios de los pájaros de bronce volaban alrededor de su palacio. Al ver esto, Heracles sonó su cascabel y los pájaros se alejaron de ahí.

Este trabajo 6 de Heracles, se centra precisamente en el poder de la energía de los pensamientos, tantos como pájaros cuyos excrementos representan la suciedad reinante en el mental que termina por contaminar las acciones en el ganado y la población en alusión a la humanidad del inconsciente y consciente colectivo, pues todos sus integrantes están sujetos al influjo de los mismos.

Si recuerdan, comentamos que cuando encontramos la solución a un problema, las ideas no son más que energía cuántica que se deposita en el “quantum” y el acceso a ellas requiere de sintonizar con la frecuencia que nos liga para acto seguido, descargar toda la información comenzando a cobrar sentido todo aquello que no lográbamos concatenar.

La diosa Atenea, representa en este caso la consciencia del Ser que rompe los velos para que el iniciado pueda discernir la energía que rondan en los pensamientos, separar el grano de la paja y manejar la energía de los mismos. La energía de los pensamientos llevados a la acción no es la misma si se trata del inconsciente que del consciente colectivo.

Hoy quiero comentarles que en mi existencia ha reinado mas la lealtad al prójimo que el acto de traición y si esto ha sucedido fue mas por llamar la atención y sentirme apreciado que por causar un daño a conciencia y desde la maldad. Desde hace tiempo, mi tendencia se enfoca hacia la lealtad a un grupo o persona sin dudarlo, pero he aprendido que está no se puede dar sin reservas a quien desconoce la carga energética que la compone.

Por esta razón, soy partidario de entregar la energía justa cuando la recibe el inconsciente y la restante, la deposito en mi interior como un trabajo impecable y bien hecho. Basta tan solo con saber, que en una situación concreta actué desde la acción resolviendo desde la sinceridad y lealtad hacia el acto, entregando la energía suficiente.

La lealtad al grupo uno la entrega desde el estado de pertenencia pues es cuando los demás aprecian la nobleza del gesto al ser conscientes del trabajo que requiere ser impecable y entregar sin esperar nada a cambio, salvo la paz y la tranquilidad del trabajo bien hecho.

NMCNCNDLCYAHMIEYCAUM

Jose de Aetamira/MAYODEL68

Programa completo




Sektorl

0 comentarios :

Publicar un comentario

Muchas Gracias por su aporte